…”nos adentramos en tierras, por las que hicieron camino las legiones romanas a la conquista de los galaicos…” con una superficie que sobrepasa las 20.000 Has, el Parque Natural Baixa Limia – Serra do Xurés, se sitúa al suroeste de la provincia de Ourense, limitando con el Parque Natural luso Peneda – Geres, extendiéndose por los municipios de Lobios, Entrimo, y Muiños.

Son inconfundibles sus característicos picos, que conservan por altitud los circos glaciares más bajos de la Península Ibérica. Es uno de los espacios protegidos con mayor personalidad histórica, etnográfica, y medioambiental de la comunidad gallega. Existen trazados de senderismo, que en algunos casos se asemejan a los tramos de la Vía XVIII o Vía Nova, que enlazaba la ciudad de Braga y Astorga.

El Parque Natural, se divide en zonas, la primera es la que comprende el cauce bajo del río Limia, mientras que la segunda abarca la Sierra do Xurés, su atractivo radica en su gran variedad de paisajes, que reune desde agrestes cumbres rocosas, hasta suaves laderas, siendo el material geológico predominante el granito.

Presenta esta sierra una peculiar flora, así nos encontraremos, madroños, acebos, robledales, abedulares, y en su fauna, jabalíes, corzos, perdices, conejos.

Los dos embalses situados en el Parque, son el hábitat de importantes grupos de aves, apareciendo en los cursos de agua la trucha.

Sus montañas asisten a la caza del último oso, y son testigo del regreso de la cabra del Xurés a través de un plan de reintroducción en libertad de la cabra montesa; estando en peligro de extinción el ganado vacuno autóctono ( vaca cachena) que se adapta a las dificultades de la sierra.

La Sierra do Xurés une a sus valores naturales otros de tipo arqueológico ,y etnográfico, encontrándonos varios dólmenes del Paleolítico ,castros, vías, baños y miliarios de la época romana, además de numerosas muestras de arquitectura medieval y popular (hórreos, molinos, hornos); siendo reseñable que se conservan todavía en los pueblos de la alta montaña, las costumbres de antaño, es el caso de algunas aldeas del municipio de Muiños, donde funcionan las comunidades agrarias, conlleva que cada vecino tenga asignada una tarea ,bien sea acompañar al ganado, tejer, hacer el pan.

El Parque Natural, nos ofrece una variedad de rutas y caminos fluviales que nos transportan a parajes inolvidables y nos acercan a plácidas charlas con los lugareños, es recomendable Ruta de Padrín, que parte de los monumentos megalíticos del Valle de Salas, y la Ruta do Río Vilameá. El Río Caldo, cuyos beneficios termales a los que hace referencia su nombre aún se pueden disfrutar hoy, se sitúa en la frontera de Portela Do Home.

No podemos dejar de visitar adentrándonos en el Parque, los Miliarios de Portela Do Home, concentración de miliarios procedentes de la Vía XVIII o Vía Nueva, conservando parte de la calzada romana, en Entrimo nos acercaremos a conocer la Iglesia de Santa María la Real, declarada monumento histórico – artístico, y siguiendo el camino, el Yacimiento de Aquis Querquennis, campamento romano en Bande, el emplazamiento está siendo acondicionado como museo de la romanización.

Y para finalizar una escapada de ensueño a esta sierra, que mejor que disfrutar de su gastronomía ,entre sus platos típicos, destacables son, lacón con grelos, empanada de Entrimo, callos limianos, orejas y requesón.

DONDE COMER:

Mesón Beni: Entrimo. Telf.: 98843428
Vía Nova: Lobios. Telf.: 988302115
Casa da Feira Vella: Entrimo. Telf.: 988439882

DONDE DORMIR :

Lobios Caldaria: Lobios. Telf.: 902492401
La Entrimeña: Entrimo. Telf.: 988434658
Casa d´Asperelo Valdolimio: Entrimo. Telf.: 988434910

QUE DEGUSTAR:

Conejo con castañas
Ingredientes: Un conejo, 300 grs. de castañas, tres dientes de ajo, dos tomates, un vaso de vino blanco, un vaso de aceite de oliva, dos hojas de laurel, sal al gusto.
En una cazuela de barro, se pone el aceite y cuando esté caliente, se echa el conejo cortado en trozos pequeños y se deja rehogar durante cinco o diez minutos. Entonces se echan los ajos picados y cuando estén dorados se añaden los tomates rallados, el vino, las castañas y el laurel.

Se cubre todo con agua, se sala al gusto, y se deja a fuego lento entre cuarenta y sesenta minutos, hasta que la carne y las castañas estén tiernas, removiendo de vez en cuando para evitar que se pegue.

BUEN PROVECHO

Mª Luisa Macía